CIUDAD GUAYANA

Wilson Castro: Pdval y Mercal son otro fracaso de la revolución




El dirigente nacional de Primero Justicia denuncia la inoperatividad de Pdval y Mercal en Ciudad Guayana, cuyas estructuras trabajan en menos de 20% de su capacidad instalada, mientras el problema del hambre se agudiza.
La mala política de las expropiaciones a empresas privadas hoy es reflejo de la crisis cada vez más acentuada en el país. La mayoría de ellas están en la ruina, favoreciendo a la destrucción del aparato productivo en Venezuela, mientras se agudiza el problema del hambre con la escasez y el desabastecimiento. Así lo denuncia Wilson Castro, miembro de la dirección nacional de Primero Justicia y fundador del movimiento Todo por Guayana.

Recuerda que las expropiaciones son una política que ha venido desempeñando el gobierno en torno a la alimentación de los venezolanos. Mientras misiones como Mercal y Pdval surgieron como alternativa para llevar alimentos a la población, de una forma más económica, creando a su vez redes como la de abastos Bicentenarios, mediante otras expropiaciones a supermercados, hoy estas estructuras trabajan en menos de 20% de su capacidad instalada.

Algunas de ellas, como es el caso de Pdval en Alta Vista, Puerto Ordaz, trabajan apenas en un 10% de su capacidad, despachando los pocos productos que les llegan, siendo insuficientes para abastecer adecuadamente a la población.

"Esa política solo trajo destrucción del aparato productivo. Muchos de los productos vendidos en mercal eran importados, como la carne, el pollo, el arroz, la mortadela (…) esos alimentos generaban riquezas y empleos en los países de donde fueron importados, pero traía la destrucción y desmotivación del aparato productivo venezolano", manifestó.

Asimismo, denuncia que esta errónea política también trajo hechos de corrupción, como el famoso caso de 'Pudreval' y otras denuncias ligadas a altos funcionarios de la fuerza militar.

"El camino que ha tomado el gobierno es el camino equivocado, está en dirección incorrecta y solo podrá ser corregido en la medida que exista un profundo cambio de modelo. Eso que significó la expropiación, hoy son establecimientos cerrados y quebrados. El gobierno debe reflexionar. En un marco de cualquier diálogo hay que repensar cómo el sector privado puede utilizar esa infraestructura que hoy es ociosa, que significa pérdidas para el Estado", expone Castro.

El dirigente nacional de Primero Justicia insiste en que el tema social prive en cualquier agenda, por encima del político, siendo el problema más dramático el del hambre que pasan las familias venezolanas, en especial las de menores recursos.

Nota de Prensa

SMS

Somos Noti Bolivar

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.